Legitimación de Capitales o Lavado de Dinero

legitimacion de capitalesLa Legitimación de Capitales, es el proceso de esconder o disfrazar la existencia, fuente ilegal, movimiento, destino o uso ilegal de bienes o fondos producto de actividades ilegales para hacerlos aparentar como legítimos.

En general, involucra la ubicación de fondos en el sistema financiero, la estructuración de transacciones para disfrazar el origen, propiedad y ubicación del dinero, y la integración de esos fondos en la sociedad en la forma de bienes que tienen apariencia legítima.

La Unidad Nacional de Inteligencia Financiera de la Superintendencia de Bancos, adscrita al Ministerio del Poder Popular para las Finanzas en Venezuela, es la principal agencia reguladora y la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada, lo contempla como un delito.

Características de la Legitimación de Capitales:

  • Es un delito financiero
  • Se basa en ficciones permanentes
  • Es un conjunto de operaciones complejas y poco comunes
  • Es un delito Transnacional
  • Se sirve de la vulnerabilidad del sector financiero y de sus avances tecnológicos.

Etapas de la Legitimación de Capitales

Colocación: La primera y más vulnerable etapa de la Legitimación de Capitales o Lavado de Dinero, es la colocación. El objetivo es ingresar los fondos ilegales al sistema financiero, sin llamar la atención de las instituciones financieras o las agencias de cumplimiento.

Ocultamiento/Procesamiento Estratificación o Transformación: La segunda etapa del proceso de Legitimación de Capitales o Lavado de Dinero, es el ocultamiento o procesamiento, que implica la movilización de fondos en todo el sistema financiero, a menudo en una compleja serie de transacciones para crear confusión y complicar el rastreo documental.

Integración: El objetivo final del proceso de Legitimación de Capitales o Lavado de Dinero, es la integración. Una vez que los fondos están en el sistema financiero y aislados a través de la etapa de ocultamiento, el paso de integración es utilizado para crear la apariencia de legalidad a través de prácticas dirigidas a integrar el dinero en el circuito económico, mediante transacciones de compra venta de bienes y artículos de lujo, entre otras.

El lavado de dinero a nivel mundial oscila entre 800 mil millones y 2 billones de dólares anuales, según cifras de organismos internacionales reveladas en el XIV Congreso Hemisférico para la Prevención del Lavado de Dinero y el Combate del Financiamiento del Terrorismo, que se realizó el 25 de Agosto de 2010 en Panamá para prevenir el blanqueo de capitales.

Un experto venezolano asistente al congreso explicó, que las entidades financieras son las preferidas por el crimen organizado en América Latina para lavar dinero, mientras que en Asia, destacan las casas de cambio, en Europa diversas profesiones como expertos contables y comerciales y en África el comercio de diamantes.

En la región ”estamos perdiendo la batalla contra el crimen organizado”, advirtió el especialista, quien consideró que ello debe ser un desafío para mantener acciones de prevención contra el lavado de dinero.

Dijo que además de las fuentes tradicionales de lavado de dinero, como el tráfico de drogas y armas, existen otros orígenes de capitales ilegales como la evasión fiscal, los fraudes, el enriquecimiento ilícito y los crímenes corporativos.

Señales de Alerta

Las señales de alerta se identifican gracias al conocimiento que se tiene de los métodos de lavado. A su vez, el método de lavado se refiere a la operación completa desarrollada por el delincuente, desde que empieza su actividad ilegal, pasa por la entidad financiera, hasta que concluye la operación; con el resultado que busca, darle apariencia de legalidad a los bienes o fondos obtenidos ilícitamente.

Existen señales de alerta generales y particulares en todas las instituciones, dependiendo del riesgo y negocio que manejan.

Señales de alerta relacionadas con el perfil del cliente

  • Operaciones que no están de acuerdo con la capacidad económica del cliente.
  • Operaciones que aisladas o vinculadas, escapan al perfil previsible o ya definido del cliente en cuestión.
  • De un momento a otro una persona, sin fundamento, aparece como dueño de importantes negocios.
  • El cliente ofrece pagar jugosas comisiones, sin justificativo legal y lógico.
  • Cambio de propietarios y el historial de los nuevos dueños que no es consistente con la naturaleza del negocio del cliente o los nuevos dueños están reacios a proporcionar información personal o financiera.
  • Uso de los depósitos nocturnos para grandes cantidades de depósitos en efectivo, si la actividad del cliente no implica recepción de dinero en efectivo.
  • Clientes con negocios al por menor, que prestan el servicio de cambio de cheques y no realizan depósitos de efectivo contra los cheques depositados o consignados. Esto puede indicar que el cliente tiene otra fuente de fondos.
  • Cuentas que tienen un gran volumen de depósitos en cheques, money orders, transferencias electrónicas y otros instrumentos negociables, cuando el negocio del titular de la cuenta no justifica esta actividad.
  • Cuentas que muestran elevadas transacciones de efectivo para negocios que generalmente no manejan grandes sumas de dinero en efectivo.
  • Realización de varios depósitos el mismo día en diferentes oficinas de la misma entidad financiera, en forma inusual, respecto al comportamiento habitual del cliente.
  • Transferencias electrónicas, sin aparente razón comercial ni consistencia con los negocios habituales del cliente.
  • Recepción de varias transferencias de pequeñas cuantías, o depósitos de cheques y órdenes de pago (money orders), o giros postales que se transfieren a otra ciudad o país, cuando esta actividad no es consistente con los negocios del cliente.
  • Clientes cuyos estados financieros reflejan resultados muy diferentes frente a las otras empresas del mismo sector o con actividad similar.

Señales de alerta relacionadas con las operaciones.

  • Cuentas cuya dirección para envío de correspondencia y estados de cuenta está fuera del país, o utilizan casillas de correo o son recogidos en la sede del banco.
  • Créditos respaldados con valores, (certificados de depósito y otros títulos valores).
  • Clientes que realizan visitas constantes a las cajillas de seguridad, justo antes de realizar depósitos en efectivo, por una cuantía menor a la estipulada para generar reporte.
  • Constantes depósitos de grandes sumas de dinero en efectivo envueltas en bandas de papel de otros bancos.
  • Depositar dinero en efectivo con billetes sucios o mohosos.
  • Cancelación repentinamente de grandes préstamos (prepagos) sin justificación aparente sobre la razón del pago súbito o el origen de los fondos.
  • Compras de cheques, órdenes de pago, etc., con grandes volúmenes de dinero en efectivo.
  • Solicitudes de crédito de una compañía off-shore o para asegurar préstamos por obligaciones ante un banco off-shore.
  • Compra de cheques, órdenes de pago o cheques de viajero en grandes cantidades y por montos por debajo del mínimo para efectuar reportes.
  • Cambios significativos en los patrones de envío de dinero entre bancos corresponsales.
  • Movimientos significativos de billetes de alta denominación, en actividad que no guarda relación con la ubicación del banco.
  • Incrementos en la cantidad de dinero en efectivo manejado sin que se presente el incremento correspondiente en el número de transacciones reportadas.
  • Incrementos grandes en el uso de billetes de denominaciones pequeñas y disminución correspondiente en el uso de billetes de altas denominaciones sin que hayan registrado reportes de transacciones.
  • Operaciones fraccionadas para eludir normas u obligaciones de reporte.
  • Operaciones efectuadas frecuentemente a nombre de terceros, sin que exista justificativo para ello (Ej. Depósitos en cuenta efectuados por apoderados o terceros ajenos, por importes llamativos).
  • Cuando una persona que no es cliente habitual y deposita fondos en diferentes oficinas o bancos corresponsales en el exterior para ser cobrados localmente o reenviados a otros países.
  • Operaciones mediante compañías domiciliadas en los sitios denominados “paraísos fiscales” o en regiones o países calificados como “no cooperantes”.
  • Existe un cambio significativo en las relaciones de intercambio de divisas entre bancos corresponsales o transacciones exageradamente grandes entre un banco pequeño y uno grande.
  • Compañías que son financiadas con préstamos otorgados en el exterior.
  • Débitos a cuentas para efectuar transferencias a través de instituciones financieras ubicadas en países de alto riesgo.
  • El pago de la transferencia al exterior se realiza mediante instrumentos girados contra múltiples instituciones financieras.
  • Depósitos y retiros de fondos de cuentas corporativas o empresariales, que se hacen principalmente en dinero en efectivo, en vez de cheques.
  • Compra en efectivo en grandes cantidades de “money orders”, giros postales, cheques de gerencia u otros instrumentos negociables.
  • Un solo depósito de dinero en efectivo, compuesto por muchos billetes de una misma denominación.
  • Cambio frecuente de billetes de baja denominación por billetes de alta denominación y viceversa.
  • Depósitos no significativos con un número grande de cheques, mientras raramente se hacen retiros para operaciones diarias.
  • Cambios repentinos e inconsistentes en las transacciones de moneda o en los patrones de manejo del dinero.
  • Cuentas que muestran varios depósitos por debajo de la cuantía límite.

Señales de alerta relacionadas con la información de los clientes

  • Solicitud de ser incluido en la lista de excepciones de no reporte de transacciones en efectivo, sin causa aparente o justificada.
  • Empresas que se abstienen de proporcionar información completa, como actividad principal de la empresa, referencias bancarias, nombre de empleados y directores, localización, etc.
  • Rehusar dar información para calificación en el otorgamiento de créditos u otros servicios financieros.
  • Pretender establecer una cuenta o solicitar un servicio sin referencias, o dirección, sin documento de identificación (pasaporte, cédula, etc.) o rehusar facilitar otro tipo de información que la entidad financiera solicita para la apertura.
  • Clientes que presentan identificaciones inusuales o anormales, que la entidad no puede verificar.
  • Clientes cuyo teléfono se encuentra desconectado, o el número telefónico al momento de efectuar la llamada de verificación, no concuerda con la información inicialmente suministrada.
  • Solicitudes que no incluyen referencias laborales sobre empleos anteriores o actuales.
  • Clientes que no incluyen referencias laborales sobre trabajos pasados o presentes, pero realizan frecuentemente grandes operaciones.
  • Rehúsan facilitar la información sobre su actividad o no proporcionar los estados financieros.
  • Clientes que frecuentemente solicitan que se incrementen los límites de excepción.
  • Personas que rehúsan dar la información necesaria para el registro obligatorio de transacciones en efectivo o para continuar con la transacción después de informarles que el formato debe ser diligenciado.
  • Personas que presionan a cualquier funcionario de la institución financiera para no diligenciar formularios que impliquen el registro de la información o el reporte de la operación.

Señales de alerta relacionadas con las operaciones internacionales

  • Frecuente envío o recepción de grandes volúmenes de transferencias electrónicas de o hacia instituciones off-shore.
  • Depósitos de recursos en varias cuentas, usualmente por debajo del monto para el registro de transferencias para luego ser consolidados en una cuenta maestra y transferidos fuera del país.
  • Instrucciones de un cliente a la entidad financiera para transferir fondos al extranjero con el producto de transferencias provenientes de otras fuentes, por cuantía similar.
  • Depósitos o retiros de grandes sumas de dinero por medio de transferencias a través de países cuyo nivel de actividad económica, no justifica los montos o frecuencias, de tales transferencias.
  • Transferencias de dinero o ganancias de depósitos a otro país sin cambiar el tipo de moneda.
  • Recibo de transferencias y adquisición inmediata de instrumentos monetarios a favor de terceros.

Señales de alerta relacionadas con los empleados

  • Empleados con un estilo de vida que no corresponde con el monto de su salario.
  • Empleados renuentes a disfrutar vacaciones.
  • Empleados renuentes a aceptar cambios de su actividad o promociones que impliquen no continuar ejecutando las mismas actividades.
  • Empleados que con frecuencia permanecen en la oficina más allá de la hora de cierre o concurren a ella por fuera del horario habitual.
  • Empleados involucrados en ausencias del lugar de trabajo, frecuente e injustificado.
  • Empleados que a menudo se descuadran en caja con explicación insuficiente o inadecuada.
  • Empleados que impiden que otros compañeros de trabajo atiendan a determinados clientes.

El combate del lavado de activos o legitimación de capitales, involucra a todos los sectores económicos. En el caso del sector financiero, su responsabilidad es mayor ya que recibe y canaliza buena parte del flujo de capitales de la economía, lo cual facilita que el dinero de procedencia ilícita se confunda con recursos de origen legal.

Debido a que esta problemática afecta a todos los sectores económicos, se deben adoptar medidas especiales para prevenir el lavado de activos, que contribuyan con la acción de las autoridades en la prevención y castigo de este delito.

Fuente: Nestor Hugo Duarte Carrillo – Legitimación de Capitales. Federación Latinoamericana de Bancos (FELABAN).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s