Descubren malware para Android que secuestra fotos y videos

smartphones2-700x400El experto en seguridad Robert Lipovsky, de la empresa de antivirus Eset, ha localizado un troyano bautizado como Simple Shocker. Este peligroso malware se encarga de bloquear los teléfonos móviles de los usuarios infectados, cifrando sus fotografías, vídeos, documentos y otros contenidos, reclamando además el pago de dinero para restaurar el sistema a su estado anterior.

Hasta ahora las principales víctimas han sido de Europa del Este, en países como Ukrania, donde se exige a los usuarios afectados el pago de una cantidad equivalente a 21 dólares para desbloquear el dispositivo móvil, algo que se producirá a las 24 horas de que se haya completado la transacción.

Fuente: Alta Densidad

Anuncios

Qué hacer ante una extorsión o secuestro

conas-gnbcorpEl Comando Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional Bolivariana (CONAS – GNB), hace algunas recomendaciones para evitar ser objeto de una extorsión o secuestro. A continuación, transcribimos los diez tips más importantes:

  1. No entregue sus datos financieros a familiares o conocidos.
  2. No utilice parentescos para identificar a sus familiares en su dispositivo móvil, identifíquelos por sus nombres.
  3. Nunca exponga sus datos personales en perfiles de redes sociales, use las configuraciones de seguridad.
  4. Evite colocar datos en computadoras de uso compartido, sobre todo en los cibercafés.
  5. Oriente a su familia para que no sean informantes ingenuos evitando hablar de sus actividades recreativas o de los bienes que poseen.
  6. No frecuente los mismos lugares públicos.
  7. Intente no presumir de lo que tiene, demostrar que es pudiente solo atrae la vista de personas inescrupulosas.
  8. Varíe la ruta hacia su hogar y trabajo para alejar cualquier intento de persecución de secuestro o extorsión.
  9. Manténgase alerta en las vías públicas, entidades bancarias y lugares nocturnos.
  10. En caso de ser víctima de extorsión o secuestro denuncie en las primeras 48 horas, ya que son claves para esclarecer el caso.

Fuente: CONAS – GNB

Entre enero y octubre de 2013 hubo 309 secuestros según el CICPC

conasgnb2Entre el 1 de enero y el 31 de octubre de 2013 fueron denunciados 309 secuestros con 341 víctimas, en las distintas subdelegaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) del país; es decir que en promedio, fue reportado un caso por día.

La mayoría de las denuncias reportadas ante la policía científica ocurrieron en el Distrito Capital, con 113, lo que equivale a 33% de los casos. En segundo lugar está Miranda, con 71 secuestros reportados, es decir, 22,9% de los casos.

Aunque estas cifras no incluyen los plagios denunciados ante el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestros de la Guardia Nacional (CONAS), posiblemente el número de denuncias que recibió el CICPC en 2013 sea menor al total de casos reportados el año 2012, cuando la policía científica tuvo conocimiento de que en el país ocurrieron por lo menos 562 plagios.

No obstante, es importante tener en cuenta que existe un subregistro basado en las cifras de casos no denunciados ante los cuerpos de seguridad del Estado.

De acuerdo con las estadísticas de la policía científica, de las 341 personas que fueron secuestradas en Venezuela entre enero y octubre, cinco permanecen en cautiverio y 17 fallecieron durante el secuestro. En lo que va de año, solo en los estados Amazonas, Delta Amacuro, Trujillo y Vargas no se han reportado casos de secuestros, según los reportes de la policía científica.

Los 7 atentados contra la seguridad que más se cometen en Facebook

Facebook perforadoFacebook es un lugar público virtual que resulta para muchas personas un entretenimiento, pero cualquier descuido o imprudencia, puede convertirse en una fuente de problemas. Y no virtuales precisamente… sino muy reales.

Por esta razón, durante los últimos años los expertos han insistido en una serie de recomendaciones para resguardar la privacidad de los usuarios y sus familias en una red que ya supera los 700 millones de personas.

Si usted es una de las personas que no pasan un día sin visitar su perfil, entonces debería revisar y asegurarte de no cometer alguno de los 7 errores más frecuentes que ocurren en esta red social, resumidos por el portal AllFacebook.com:

  1. No revelar su fecha completa de nacimiento

Según expertos financieros, revelar el año de nacimiento es un excelente punto de partida para el robo de identidad, ya que a partir de ella es posible deducir desde las preferencias hasta los códigos de seguridad del usuario.

Se recomienda sólo ingresar el día y mes de nacimiento. Nunca el año.

  1. No anunciar que se ausentará de la ciudad o del país

Nada mejor para un delincuente del mundo real que saber cuándo su hogar va a quedar solo. Después de todo, nadie colgaría en la puerta de su casa un cartel informando que “me fui de viaje por 2 semanas”.

  1. No usar una contraseña obvia

El nombre de los hijos o las mascotas, la fecha de nacimiento, la dirección de su casa o su equipo favorito de fútbol son algunas de las peores barreras que pueden ponerse entre un desconocido y los datos personales de su perfil.

Lo mejor es usar una contraseña fuerte, que tenga 8 o más caracteres, mezclando números y letras, en mayúsculas y minúsculas.

  1. No menospreciar las configuraciones de privacidad

No sirve de nada que se exija a la administración de Facebook que proporcionen más y mejores opciones de privacidad, si la mayoría de los usuarios simplemente jamás han ido a darles un vistazo.

Actualmente, esta red social permite que los usuarios puedan determinar con quién desean compartir no sólo sus publicaciones, sino también sus datos personales, fotos e incluso la posibilidad de comunicarse.

Definitivamente, ningún usuario debería usar Facebook si antes no ha visitado el menú Cuenta —–> Configuración de Privacidad.

  1. No pensar antes de publicar

Es muy peligroso usar las redes sociales cuando se está enojado o no se ha pensado en lo que se va a decir. De igual forma, si se tratan de temas muy personales o que involucran a otras personas, conviene al menos pensar 2 veces si valdrá la pena publicarlo o cuáles podrían ser sus consecuencias.

De hecho, un estudio de la consultora ProofPoint demostró que al menos un 8% de las empresas han despedido a alguien por “hacer mal uso de las redes sociales”.

Son frecuentes los casos en que una publicación imprudente le haya acarreado a alguien problemas judiciales o incluso llevarlo en la cárcel.

El consejo: si está molesto por algo, tómese un minuto y medite si conviene contarlo. Y si se trata del trabajo, piense qué tipo de cosas podrían acarrearle problemas si hace ciertas revelaciones.

  1. Usar la función de mensajes privados

Hay reflexiones, pensamientos o cosas que pueden compartirse con todos los amigos de Facebook, incluyendo aquellos que apenas se conocen. Sin embargo, cuando se trata de situaciones más íntimas o de invitaciones, debería utilizar la opción de mensajería privada que posee el mismo portal.

  1. Evite proporcionar datos de sus hijos menores de 13 años

Es frecuente ver que muchos usuarios entregan información sensible sobre sus hijos pequeños, desde sus nombres hasta la escuela a la que asisten y lugares que frecuentan.

Facebook es un lugar que alberga a todo tipo de personas y nunca podrá estar realmente seguro de que alguien con acceso a la información de su familia no se servirá de ella para tomar ventaja.

No se trata de caer en la paranoia, pero si damos a nuestros hijos instrucciones de ser reservados con la información, debemos predicar con el ejemplo.

Si se paga una extorsión, el hecho se puede repetir

Extorsión“Sabemos que tiene dos hijos, donde viven y donde estudian. Tenemos la dirección de su trabajo y sabemos todos sus movimientos… así que colabore y páguenos”.

Los datos que aportan estos individuos en principio parecen precisos por eso, la persona que recibe la llamada tiene razones suficientes para aterrarse y hasta acceder a sus peticiones.

¿Pero… qué se puede hacer? Al respecto hay diversas opiniones de expertos que aconsejan que al recibir la llamada hay que desconectarse y no entrar en negociaciones porque esto puede conducir a situaciones mucho más críticas; por supuesto que no se deben soslayar estas amenazas y se debe asumir de inmediato el perfil de seguridad, rompiendo rutinas, buscando protección adicional, ausentándose por un tiempo, etc., y sobre todo, no respondiendo a nuevas llamadas que provengan de esos números. No hay que entrar en conversaciones ni buscar negociar con estas personas.

Por lo general los extorsionadores en las ciudades no disponen ni de la logística ni de la capacidad para perpetrar sus amenazas, sin embargo, insistimos que hay que tomar medidas y no pagar pues al hacerlo se está garantizando que los timadores no le dejarán tranquilo hasta “drenarlo” por completo.

Un alto porcentaje de las llamadas extorsivas que se producen en ciudades como Caracas, Valencia, Barquisimeto, Maracaibo y Puerto Ordaz, provienen de maleantes que están cumpliendo condena en penales, estos suelen buscar la información en periódicos y revistas donde se presentan avisos comerciales y clasificados, luego llaman a los números locales primero haciéndose pasar por otras personas y buscan la manera de conseguir información básica de la familia. Sus cómplices “involuntarios”, por lo general, son los empleados domésticos o secretarias quienes liberan información valiosa para el extorsionador. Más adelante, los maleantes se comunican directamente con la persona que quieren extorsionar y piden que adquieran montos importantes en tarjetas telefónicas y les pasen los códigos con la excusa de que llamarán desde otros números para no ser descubiertos.

Personas que han sido víctimas de esta modalidad, han pagado miles de bolívares en tarjetas telefónicas. Con esos códigos los reos le cargan saldos a sus teléfonos celulares y venden las llamadas dentro de las cárceles.

Además de esta modalidad, también está la que se origina por la participación de personas muy cercanas a la víctima potencial, pues conoce sus intereses económicos, lugares que frecuenta, vida sentimental y aspectos de la intimidad familiar, información que va suministrando a los extorsionadores.

Muchos son los casos donde las autoridades han detectado que domésticas con años de servicio y muy queridas por la familia se han prestado para suministrar información, bajo amenazas de diferente índole o por simple interés económico.

En casos como estos, la recomendación nuevamente es “desconectarse”, no responder llamadas de números desconocidos y subir el perfil de seguridad, buscar consejo profesional y dependiendo de la gravedad, reportarlo a entes especializados como los GAES; si la situación persiste por otras vías, es evidente que alguien muy cercano sigue proporcionando información vital.

Como medida preventiva, es importante entrenar a la familia, al personal doméstico y a otros empleados para que no den información sin autorización del jefe de familia y que registren e informen a éste cuando algún requerimiento de este tipo se presente.

Fuente: El Universal

La extorsión telefónica, cómo evitarla y qué hacer en caso de ser víctima

extortionA continuación, G4S Venezuela ofrece algunas medidas preventivas en caso de extorsión telefónica y cómo reaccionar cuando se es víctima de este delito.

Medidas preventivas contra la extorsión telefónica:

  1. No proporcionar información a desconocidos acerca de los horarios de actividades de su familia y vecinos.
  2. No aceptar entrevistas con desconocidos ni contestar ciertas encuestas o promociones de cualquier tipo.
  3. No recomendar a familiares y amigos con extraños.
  4. Tener una agenda telefónica detallada, preferiblemente en el teléfono celular con indicador de llamada (ID Call).
  5. Cuando haga compras no proporcione, para efectos de facturación, el número de teléfono fijo de su residencia.
  6. Fijar una estrategia familiar para establecer una identificación telefónica, esta puede consistir en una palabra clave.
  7. No colocar información privilegiada en páginas como Facebook, Twitter, Hi5, Tucarro.com, etc.
  8. Conocer e identificar plenamente a sus empleados y no compartir información privilegiada con ellos.

Recomendaciones en caso de ser víctima de una extorsión telefónica:

  1. Mantenga la calma.
  2. No entable conversación con el delincuente, cuelgue el teléfono.
  3. Lo volverán a llamar varias veces del teléfono desconocido o de otros, NO ATIENDA EL TELÉFONO.
  4. Comuníquese con su Asesor de Seguridad, ellos lo apoyarán.
  5. En el 90% de los casos, el delincuente desistirá y llamará a otra víctima (ellos tienen una lista de víctimas, usted fue una más).
  6. Solicite cambiar su línea telefónica de inmediato a su operadora si persisten las llamadas.
  7. Siempre es recomendable hacer la denuncia ante las autoridades correspondientes.

La extorsión telefónica y cómo opera

espionaje-extorsion-261210La extorsión telefónica es una modalidad delictiva que crece a diario en Venezuela, en la cual los delincuentes aprovechan del terror que ocasionan telefónicamente a sus víctimas, al amenazarlas con secuestrar o dar muerte a un familiar si no reciben el dinero que exigen, asegurando que poseen información vital de los mismos.

¿Cómo opera la extorsión telefónica?

El delincuente inicia el contacto mediante una llamada telefónica argumentando que acaba de recibir una llamada de ese número, lo cual obviamente no es cierto. En otros casos, obtienen el número telefónico a través de las redes sociales o de empleados, familiares o conocidos de las víctimas.

El extorsionador llama por teléfono indicando el nombre o apellido de quien contesta y a continuación formula una amenaza indicando que, de no recibir una compensación económica, atentará de alguna forma en contra del interlocutor o de uno de sus familiares.

Las palabras claves que usan los extorsionadores telefónicos generalmente son: “Lo tenemos secuestrado o lo vamos a asesinar”, “Sabemos donde vive, conocemos sus movimientos y a su familia”, “En estos momentos lo estoy siguiendo” o “En estos momentos estoy frente a su casa o en el colegio de sus hijos”.

Normalmente negocian las cantidades de dinero que pidieron inicialmente en función de lo que conversen con la víctima.

Generalmente las llamadas extorsivas se producen entre las 07:00 am y las 12:00 m y entre la 1:00 pm y las 6:00 pm, aprovechando que las familias están separadas por sus actividades diarias.

De acuerdo con fuentes policiales, un porcentaje importante de estas llamadas se hacen desde las cárceles con apoyo de delincuentes en el exterior.