Qué hacer ante un secuestro (La Familia)

mala noticiaEn una situación de secuestro, tanto la víctima como la familia, deben asumir posiciones que favorezcan la exitosa culminación de este traumático trance. A continuación, G4S Venezuela, presenta algunas de las recomendaciones más importantes al momento de materializarse este abominable delito:

Qué debe hacer la familia

  • Denunciar el secuestro.
  • Ser discretos sobre este suceso, sólo se debe comunicar al seno familiar más cercano.
  • Contar con la asistencia de especialistas en el proceso de negociación y dejar que un solo miembro de la familia tome el mando en el proceso.
  • Conservar la calma.
  • Limitar sus contactos telefónicos para evitar fugas de información.
  • No realizar investigación alguna en forma personal.
  • No dejarse influenciar por rumores.
  • No tomar decisiones precipitadas.
  • No pagar ningún rescate sin prueba de vida previa.
  • Considerar que el secuestro obedece generalmente a dinero y no a venganzas personales.
  • Cuando finalmente se haya recuperado al familiar, lo primero y más importante es hacerle un chequeo médico, luego se debe dejar que se exprese y no presionar para que hable sobre su estancia en cautiverio.
  • La familia debe intentar el tratamiento terapéutico de todos los miembros.

Esté alerta, evalúe el entorno y anticipe su respuesta

AlertaEl concepto tradicional de seguridad se asociaba con la reacción ante el delito y el mantenimiento del orden. Sin embargo, con el tiempo fue necesario pasar de la reacción a la prevención, intentando actuar sobre las causas y no solamente sobre los síntomas, pues la inseguridad no puede reducirse únicamente a los problemas de criminalidad. “Es algo más complejo atado a los problemas de sanidad, del medio ambiente, de urbanismo, de formación; es el resultado de desigualdades crecientes en el acceso a los recursos”, explica, María del Carmen Llanos, psicoterapeuta y consultor organizacional en el área de seguridad ciudadana.

Entender el proceso

Decidir no ser víctima es “responsabilidad” de cada individuo ya que la mejor defensa es la “autoprotección”. Hay que vivir consciente del entorno, estar alerta y aplicar el sentido común. El delincuente siempre elige a la víctima que le brinde la mejor oportunidad, actúa sobre seguro y lo hace con violencia física y verbal. Usa el factor sorpresa, porta armas, consume alguna droga y generalmente va acompañado. Debe haber un proceso de observación y análisis. Aprender a observar permite identificar aspectos ambientales y arquitectónicos que generan condiciones que faciliten actos delictivos.

En el hogar y con la familia

Mantenga un directorio de teléfonos de emergencia que esté al alcance. No dé información de casa u oficina indiscriminadamente. Ubique los contactos de vecinos y notifíquelos a sus familiares para su pronta localización en caso de emergencia. Los miembros de la familia deberán ser instruidos en no admitir extraños sin identificación apropiada. No discuta información confidencial como viajes o negocios en presencia de personas extrañas. Asegúrese que las puertas, ventanas y rejas estén cerradas antes de retirarse de su vivienda. Si va a salir deje luces encendidas y el teléfono desconectado. No deje correspondencia en buzones por largos periodos de tiempo ni mensajes en la contestadora informando que se ausenta. Enseñe a los niños lo más pronto posible, cómo llamar a la policía si personas desconocidas o merodeadores rondan o intentan entrar a la casa.

En la calle

Camine observando todo lo que acontece en su entorno (atención 360°). Es indispensable analizar el comportamiento de cualquier sujeto sospechoso que se encuentre cerca. Al identificar una situación extraña, evítela alejándose o cambiando de dirección.

El delincuente tiene como enemigo la distancia, precisa “cerrar el espacio” para realizar el ataque. Manténgase a no menos de 20 m de este tipo de personas. Recuerde: “el delincuente necesita acercarse lo suficiente para atacarlo”.

En el vehículo

Nunca coloque calcomanías que puedan identificarlo como usuario de una marca. Tampoco las que den detalles de cuántos miembros son en la familia ni a qué colegio o club de diversión asisten sus hijos.

Conduzca con los vidrios cerrados y los seguros abajo. Si nota algún sospechoso nunca desacelere o pare, vaya a la estación de policía más cercana o a un lugar donde se encuentren muchas personas. No use prendas llamativas. Los teléfonos inteligentes son blanco fácil y hasta los anillos de matrimonio por el costo que tiene el oro.

En un estacionamiento

En el centro comercial o automercado no deje el vehículo en la calle. Dentro del estacionamiento (evite los que son oscuros o sótanos solos) cerciórese de que el carro quede cerrado y con los dispositivos de seguridad activos. No deje objetos de valor dentro. Si al terminar sus diligencias observa personas merodeando el automóvil, busque ayuda en el personal de seguridad.

Seguridad personal y familiar

FamiliaLas noticias sobre crímenes violentos, en las principales ciudades del país, son el tema que ocupa y preocupa mayormente a los venezolanos. Mucho se cuestiona la capacidad de la fuerza pública para contenerlos y el ciudadano común se siente expuesto y a sus expensas en la jungla de acero donde los depredadores asechan en todas partes sin excepción. Los índices delictivos escandalizan a propios y extraños y no se percibe en el corto plazo una posibilidad de mejora. Pero… cabría preguntarse: ¿Estamos haciendo todo lo que debemos para evitar ser víctimas de un ataque criminal? ¿Sabemos qué hacer? ¿Cómo actuar frente al atacante para evitar o mitigar daños? Si no podemos contar con una respuesta eficaz, de parte de la policía, es entonces menester que individual o colectivamente generemos medidas activas y pasivas de protección personal.

Para contribuir con tal objetivo, en esta nota y subsiguientes entregas trataremos sobre temas de seguridad personal y familiar, debiendo advertir que nuestras recomendaciones no son recetas únicas y que será el juicio de cada quien, la experiencia y el conocimiento personal, adecuadamente combinado con una buena dosis de serenidad, lo que les brinde resultados eficaces para salir de los trances que impone la acción criminal.

Proteja a su familia: elabore un plan de seguridad familiar

Nuestro hogar, es nuestro santuario y es el centro de nuestro universo personal, es un “ambiente controlado” al que procuramos constantemente fortalecer con medidas activas y pasivas de seguridad para proteger a nuestros seres más queridos. Pero… cuando ellos salen de casa, ya no están bajo nuestro manto protector, están expuestos y será la suerte y el conocimiento que tengan sobre seguridad personal, lo que les permita anticiparse a situaciones inseguras y evitar ser víctimas de ataques criminales. Para proteger a nuestra familia en este contexto, la mejor defensa es hacerlos consientes de los peligros a que están expuestos, ello les permitirá anticipar el peligro potencial y planificar sus acciones para cuando las necesiten.

Se recomienda, realizar una reunión de familia para conversar sobre los crímenes que con mayor frecuencia ocurren en nuestras ciudades y a los que todos estamos expuestos: el robo a mano armada, el secuestro, la penetración armada en el hogar y la extorsión. Es necesario elaborar un plan de seguridad partiendo de la técnica: QUÉ HACER EN CASO DE…

Sabemos que estos son temas desagradables de conversar, pero son necesarios de tener claros para saber qué hacer en cada oportunidad. Por ejemplo, la familia puede acordar estrategias y cursos de acción en cuanto a qué hacer y qué decir en caso de que alguno de sus miembros sea víctima de un secuestro Express o Prolongado: a quién deben llamar en primera instancia, qué decir y qué no decir a los delincuentes, cómo comportarse frente a los secuestradores, qué actitud asumir, etc. Es también muy importante, desarrollar un guion argumental para ser consistentes llegado el momento y evitar ambigüedades durante el proceso de negociación, porque estas pueden agravar la situación. De igual manera, se recomienda saber qué hacer ante una llamada extorsiva o amenazante, cómo hacer para “desengancharse” del extorsionador, qué precauciones se deben tomar.

Pero, ¿Para qué un plan tentativo…? Cuando no tenemos un plan y un ataque ocurre, estamos dejando a nuestros instintos la resolución del problema, y ¿Qué pasa si reaccionamos mal o si nuestras acciones son inapropiadas? Las respuestas nos las dan los innumerables casos en los cuales ha habido pérdidas de vida por reacciones inconvenientes frente a delincuentes que no tienen el menor respeto por la vida humana, o simplemente están tan nerviosos que tampoco pueden controlar sus reacciones. Disponer de un plan, por simple que sea, nos dará confianza, nos permitirá evaluar y elegir la mejor opción llegado el momento. Pero el plan para que funcione debe practicarse y es aquí donde el grupo familiar puede realizar, una actividad interesante sobre un tema tan difícil de tratar.

Es necesario agregar que un poco de entrenamiento en seguridad personal será siempre muy conveniente, sobre todo para agregar el conocimiento de la prevención e internalizarlo como una práctica diaria hasta hacer de ello un hábito.

Para desarrollar un plan de seguridad familiar es conveniente también tomar en cuenta las rutinas de los miembros de la familia, las áreas o lugares que frecuentan, la incidencia criminal conocida en esas áreas, hay que hacerles tomar conciencia de que los crímenes no ocurren por azar y que estos de alguna manera, son provocados por nosotros mismos cuando estamos descuidados en ambientes inseguros, lo cual no es más que una invitación al delincuente; hay que enfatizar que el criminal antes de atacar hace un análisis de la relación costo/beneficio, es decir, cuánto arriesga en el ataque y cuánto obtiene, y que por lo general no se arriesgan ante potenciales víctimas que se muestran alerta. De igual manera hay que advertirles a nuestros jóvenes, que han desarrollado alguna destreza en defensa personal, de no arriesgarse confrontando a los criminales pues los ejemplos del cine, en la vida real, raramente se dan y son incontables los casos de muertes por resistencia al robo.

La planificación incluye todas las medidas preventivas para evitar ser víctimas, hay que enseñarles a nuestros seres queridos a detectar seguimientos, estimularles a agudizar su capacidad de observación, orientarles sobre las precauciones a tomar en los estacionamientos -por ejemplo no estacionarse al lado de vehículos con personas adentro- qué hacer si observa individuos en actitud sospechosa antes de aparcar o cuando se dirigen a su vehículo. Al regresar a casa, no intentar entrar si se observan extraños en las puertas del edificio o del estacionamiento; tener presente que es este el lugar donde con mayor frecuencia son levantadas las víctimas de un secuestro Express. Acordar entre los miembros de la familia protocolos de comunicación ante situaciones de peligro inminente, por ejemplo si se está siendo seguido, llamar al celular de quien por seguro no nos dejará esperando, este es “el impelable”, es la persona con quien hemos acordado llamar para informar qué nos está sucediendo, dónde nos encontramos y a quién vamos a describir las características de quiénes presuntamente nos siguen (marca del vehículo, color, placas, características de las personas, etc.).

Finalmente, es necesario insistir en que para proteger a nuestra familia la mejor defensa es hacerlos conscientes de los peligros a que están expuestos, ello les permitirá anticipar el peligro potencial y planificar sus acciones para cuando las necesite.

Algunos consejos de seguridad para nuestros hijos (III)

familiaIIIEn anteriores publicaciones presentamos la primera y segunda parte de esta importante información que aconsejamos tener a mano y ponerla en práctica para la seguridad del entorno familiar. En esta tercera y última presentación, complementaremos la información con las siguientes recomendaciones de seguridad:

EL MANOSEO O TOQUETEO

  • Explique a sus hijos que NADIE debe tocarlos de ninguna manera que les haga sentir incómodos.
  • Y si alguien lo hace, ellos deben contárselo INMEDIATAMENTE.

INTERNET

  • Conozca Internet y los servicios que usan sus hijos.
  • Enseñe a sus hijos que NO deben concertar reuniones personales con otros usuarios de Internet sin su consentimiento.
  • Explíqueles que NO deben proporcionar ningún tipo de información en las redes sociales sobre la familia, viajes, fotografías, bienes, etc.

CONTACTO DE EMERGENCIA

  • Elija un contacto, ya sea un vecino o familiar, en quien confían usted y sus hijos para intervenir en caso de una emergencia.
  • El contacto debe ser un adulto que viva cerca y permanezca localizable.

MANTENGA ESTOS NÚMEROS TELEFÓNICOS IMPORTANTES CERCA DE SU TELÉFONO

  • Lugar donde trabaja mamá y papá.
  • Un vecino de confianza.
  • Un pariente o amigo de confianza que viva o trabaje cerca.
  • Policía o Vigilancia Privada.
  • Bomberos locales.
  • Emergencia médica.

Estas son recomendaciones generales cuya finalidad es la de proporcionarle a la familia el dominio del conocimiento sobre la prevención de los peligros causados por la delincuencia hoy día.

Algunos consejos de seguridad para nuestros hijos (II)

niños celularAyer, presentamos la primera parte de esta importante información que aconsejamos tener a mano y ponerla en práctica para la seguridad del entorno familiar. En esta segunda presentación, complementaremos la información con las siguientes recomendaciones de seguridad:

ASUMA UNA POSICIÓN:

  • Sepa dónde están sus hijos, qué están haciendo y a quiénes frecuentan.
  • Escúchelos y ponga atención a su conducta y actitud mental.
  • No permita que sus hijos entren a otras casas sin su permiso.
  • No les permita jugar en la calle, a menos que el entorno sea seguro.

UNA PALABRA SOBRE LA CURIOSIDAD…

¿Hay en el hogar objetos que usted no desea que sus hijos toquen? Dedique tiempo a hablarles sobre las consecuencias de:

  • Jugar con armas de fuego y aparatos eléctricos.
  • Ingerir medicinas, bebidas alcohólicas y productos de limpieza.

NUNCA DEJE A SUS HIJOS PEQUEÑOS SOLOS NI ENCERRADOS EN LA CASA. SI SUS NIÑOS DEBEN QUEDAR SOLOS, ENSÉÑELES:

  • Cómo llamar a un número de emergencia.
  • Cómo dar la dirección para llegar a su casa en el caso de producirse una emergencia.
  • Cómo comunicarse con usted o con un vecino inmediatamente después de llegar a la casa.
  • No deben dejar entrar a nadie en la casa sin antes pedirle permiso a usted.
  • A llevar una llave de la casa en un lugar seguro.
  • A no entrar en la casa si notan algo extraño que les sugiera que ocurre algo inusual.

Algunos consejos de seguridad para nuestros hijos (I)

familiaEn G4S Venezuela hemos querido tratar algunos aspectos relacionados con la seguridad de nuestros hijos y cómo interactuar con ellos para evitar ser víctimas de delitos.

Muchos de los delitos relacionados con la familia ocurren por la falta de comunicación entre padres e hijos sobre temas de seguridad. Hable con sus hijos, escúchelos y siga las siguientes recomendaciones:

¿SUS NIÑOS ESTÁN PREPARADOS PARA CUMPLIR ESTAS PAUTAS BÁSICAS?

  • Cumplir estrictamente la orden de ir directamente a la casa luego de salir de la escuela.
  • Usar con facilidad y en forma adecuada el teléfono y los aparatos de la cocina.
  • Utilizar las cerraduras.
  • Cumplir reglas y seguir al pie de la letra las instrucciones de sus padres.
  • Enfrentar situaciones inesperadas sin caer en el pánico.
  • Quedarse solos sin tener miedo.

¿QUÉ PUEDE HACER USTED?

Converse estos asuntos con ellos y escuche atentamente sus preocupaciones e ideas. Llegue a un acuerdo con ellos sobre reglas para:

  • Invitar a sus amigos.
  • Cumplir con las tareas de la casa.
  • Hacer los deberes.
  • Ver televisión.
  • Usar la computadora.

ENSEÑE A SUS HIJOS LAS REGLAS BÁSICAS DE SEGURIDAD:

  • No acercarse a vehículos extraños.
  • Nunca decir que están solos en la casa ni abrir la puerta a desconocidos.
  • Enseñarles qué deben hacer en caso de incendio o inundación y a quién deben acudir.
  • En caso de que se pierdan o se separen de usted, a quién deben acudir.
  • Gritar y defenderse en caso que alguien los quiera raptar.
  • Enseñarles que no deben aceptar regalos o subir al vehículo de alguien a quien no conozcan bien.