¿Conducir de día o de noche?

manejo nocturnoLas autoridades y especialistas en seguridad vial consideran que la decisión de viajar de noche es errónea, no sólo por los riesgos que acarrea la conducción en carreteras que generalmente están en mal estado y con escasa iluminación, sino también por el incremento de la actividad delictiva amparada por la oscuridad.

El manejo diurno se caracteriza por proporcionarle al conductor mayor campo visual y por tanto, más capacidad de maniobra ante imprevistos en la vía.

Por otra parte, los delincuentes aprovechan las horas y lugares en los que no hay vigilancia policial. En la práctica, la presencia de las autoridades en las carreteras se reduce de noche a un tercio del contingente total, debido a la distribución de las jornadas laborales y otras restricciones impuestas.

ACCIDENTES PROVOCADOS

Consultas realizadas a las autoridades de los estados Zulia, Lara, Falcón, Carabobo, Miranda, Bolívar y Vargas permitieron establecer cuáles son los modus operandi aplicados por la delincuencia contra las personas que se trasladan por las carreteras.

“Miguelitos” y obstáculos

En la vía de Lara a Falcón, conocida como Troncal 4, así como en la carretera a oriente (Troncal 9), La Panamericana y en la carretera de la costa (Vargas), los delincuentes colocan varios tipos de obstáculos en tramos sin iluminación, para ocasionar accidentes o paradas súbitas de los vehículos particulares y de transporte público, para poder efectuar los robos. Asimismo, esparcen dispositivos hechos con clavos o trozos de cabillas soldadas para pinchar los neumáticos llamados “miguelitos”. Otra modalidad es colocar piedras pintadas de negro.

Falsos puntos de control

Han sido reportados en Zulia y Lara falsos puntos de control con delincuentes disfrazados de policías para obligar a detener a los viajeros en las vías. Los falsos puntos de control generalmente se caracterizan por no cumplir con los estándares implantados por el Gobierno Nacional en el año 2006.

Robo en aventón (pedir la cola)

En las vías a Tucacas y en el Parque Nacional Henri Pittier algunas personas que solicitan cola o aventones, se hacen acompañar de mujeres. Cuando el vehículo pasa por un lugar poco vigilado, el conductor es asaltado.

Pasajeros-delincuentes

En las vías del sur de Bolívar, Paraguaipoa, Tucacas y en las salidas de Caracas a oriente y occidente, es frecuente la acción de delincuentes que se mezclan con los pasajeros de transportes colectivos o que se suben a las unidades en paradas no autorizadas para realizar robos colectivos.

Mal parado

El uso de miradores solitarios en la vía de la costa de Vargas, así como de paradores o recodos en la Troncal 10 (Bolívar), hace de los viajeros presa fácil de la delincuencia.

Jauría motorizada

En la autopista hacia Oriente (entre Guatire y Caucagua), comenzaron a reportarse casos de viajeros, en moto y carro, que son robados y despojados de sus vehículos por grupos de motorizados armados, quienes rodean a la víctima para obligarla a detenerse.

EN CONCLUSIÓN

Si decide viajar de noche, hágalo en grupo y revise su vehículo antes de salir. Lleve consigo linternas y un botiquín de primeros auxilios.

Inseguridad encarece los condominios

CCTVVenezuela es un país en el que sus ciudadanos deben invertir en su seguridad personal. Sobre todo en Caracas donde ocurren, en promedio, 14 secuestros a la semana, 15 robos diarios y ocurren 8 homicidios por día, así lo revelan cifras del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) ofrecidas de forma extraoficial.

Cercos eléctricos, portones especiales para estacionamientos, rejas para casas y edificios, cámaras de seguridad, servicios de vigilancia, llaves codificadas, servicios de respuesta a emergencias, seguros de vida, seguros contra robo de vehículos y celulares, dispositivos especiales y blindaje para el vehículo, son parte de una lista de gastos de seguridad que merman las disponibilidades de dinero del venezolano para otros efectos como salud, viajes y esparcimiento.

Un conjunto residencial que albergue 150 familias podría necesitar un promedio de 60 mil bolívares cada mes para gastos de vigilancia y quizás, el equivalente a un 10 por ciento de esto, para mantenimiento y reparaciones de los dispositivos de seguridad electrónica, sistemas de cierre eléctrico y demás equipos con que se cuente. Es por ello muy importante que a la hora de invertir en seguridad, se haga un plan o programa que armonice las disponibilidades presupuestarias con las prioridades existentes. Es muy conveniente basarse en un estudio valorativo de riesgos elaborado por un especialista certificado, quien le ayudaría con el plan de implementación de acuerdo a sus disponibilidades. Especial atención se debe tener a la hora de seleccionar equipos y dispositivos de seguridad electrónicos: por regla general se debe ir con marcas reconocidas por su calidad y confiabilidad, pues; si bien es cierto el impacto económico inicial es alto, también es cierto que esto se compensa por su durabilidad y su baja frecuencia de fallas.

Un estudio valorativo de riesgos les va a indicar dónde están las vulnerabilidades de su casa o conjunto residencial y aporta recomendaciones sobre cómo resolverlas. Un proveedor o vendedor de sistemas de seguridad que no se base en un estudio previo, por lo general le va a ofrecer todo cuanto le pueda vender, y esto puede significar la pérdida de su dinero.

Esté alerta, evalúe el entorno y anticipe su respuesta

AlertaEl concepto tradicional de seguridad se asociaba con la reacción ante el delito y el mantenimiento del orden. Sin embargo, con el tiempo fue necesario pasar de la reacción a la prevención, intentando actuar sobre las causas y no solamente sobre los síntomas, pues la inseguridad no puede reducirse únicamente a los problemas de criminalidad. “Es algo más complejo atado a los problemas de sanidad, del medio ambiente, de urbanismo, de formación; es el resultado de desigualdades crecientes en el acceso a los recursos”, explica, María del Carmen Llanos, psicoterapeuta y consultor organizacional en el área de seguridad ciudadana.

Entender el proceso

Decidir no ser víctima es “responsabilidad” de cada individuo ya que la mejor defensa es la “autoprotección”. Hay que vivir consciente del entorno, estar alerta y aplicar el sentido común. El delincuente siempre elige a la víctima que le brinde la mejor oportunidad, actúa sobre seguro y lo hace con violencia física y verbal. Usa el factor sorpresa, porta armas, consume alguna droga y generalmente va acompañado. Debe haber un proceso de observación y análisis. Aprender a observar permite identificar aspectos ambientales y arquitectónicos que generan condiciones que faciliten actos delictivos.

En el hogar y con la familia

Mantenga un directorio de teléfonos de emergencia que esté al alcance. No dé información de casa u oficina indiscriminadamente. Ubique los contactos de vecinos y notifíquelos a sus familiares para su pronta localización en caso de emergencia. Los miembros de la familia deberán ser instruidos en no admitir extraños sin identificación apropiada. No discuta información confidencial como viajes o negocios en presencia de personas extrañas. Asegúrese que las puertas, ventanas y rejas estén cerradas antes de retirarse de su vivienda. Si va a salir deje luces encendidas y el teléfono desconectado. No deje correspondencia en buzones por largos periodos de tiempo ni mensajes en la contestadora informando que se ausenta. Enseñe a los niños lo más pronto posible, cómo llamar a la policía si personas desconocidas o merodeadores rondan o intentan entrar a la casa.

En la calle

Camine observando todo lo que acontece en su entorno (atención 360°). Es indispensable analizar el comportamiento de cualquier sujeto sospechoso que se encuentre cerca. Al identificar una situación extraña, evítela alejándose o cambiando de dirección.

El delincuente tiene como enemigo la distancia, precisa “cerrar el espacio” para realizar el ataque. Manténgase a no menos de 20 m de este tipo de personas. Recuerde: “el delincuente necesita acercarse lo suficiente para atacarlo”.

En el vehículo

Nunca coloque calcomanías que puedan identificarlo como usuario de una marca. Tampoco las que den detalles de cuántos miembros son en la familia ni a qué colegio o club de diversión asisten sus hijos.

Conduzca con los vidrios cerrados y los seguros abajo. Si nota algún sospechoso nunca desacelere o pare, vaya a la estación de policía más cercana o a un lugar donde se encuentren muchas personas. No use prendas llamativas. Los teléfonos inteligentes son blanco fácil y hasta los anillos de matrimonio por el costo que tiene el oro.

En un estacionamiento

En el centro comercial o automercado no deje el vehículo en la calle. Dentro del estacionamiento (evite los que son oscuros o sótanos solos) cerciórese de que el carro quede cerrado y con los dispositivos de seguridad activos. No deje objetos de valor dentro. Si al terminar sus diligencias observa personas merodeando el automóvil, busque ayuda en el personal de seguridad.

Seguridad personal y familiar

FamiliaLas noticias sobre crímenes violentos, en las principales ciudades del país, son el tema que ocupa y preocupa mayormente a los venezolanos. Mucho se cuestiona la capacidad de la fuerza pública para contenerlos y el ciudadano común se siente expuesto y a sus expensas en la jungla de acero donde los depredadores asechan en todas partes sin excepción. Los índices delictivos escandalizan a propios y extraños y no se percibe en el corto plazo una posibilidad de mejora. Pero… cabría preguntarse: ¿Estamos haciendo todo lo que debemos para evitar ser víctimas de un ataque criminal? ¿Sabemos qué hacer? ¿Cómo actuar frente al atacante para evitar o mitigar daños? Si no podemos contar con una respuesta eficaz, de parte de la policía, es entonces menester que individual o colectivamente generemos medidas activas y pasivas de protección personal.

Para contribuir con tal objetivo, en esta nota y subsiguientes entregas trataremos sobre temas de seguridad personal y familiar, debiendo advertir que nuestras recomendaciones no son recetas únicas y que será el juicio de cada quien, la experiencia y el conocimiento personal, adecuadamente combinado con una buena dosis de serenidad, lo que les brinde resultados eficaces para salir de los trances que impone la acción criminal.

Proteja a su familia: elabore un plan de seguridad familiar

Nuestro hogar, es nuestro santuario y es el centro de nuestro universo personal, es un “ambiente controlado” al que procuramos constantemente fortalecer con medidas activas y pasivas de seguridad para proteger a nuestros seres más queridos. Pero… cuando ellos salen de casa, ya no están bajo nuestro manto protector, están expuestos y será la suerte y el conocimiento que tengan sobre seguridad personal, lo que les permita anticiparse a situaciones inseguras y evitar ser víctimas de ataques criminales. Para proteger a nuestra familia en este contexto, la mejor defensa es hacerlos consientes de los peligros a que están expuestos, ello les permitirá anticipar el peligro potencial y planificar sus acciones para cuando las necesiten.

Se recomienda, realizar una reunión de familia para conversar sobre los crímenes que con mayor frecuencia ocurren en nuestras ciudades y a los que todos estamos expuestos: el robo a mano armada, el secuestro, la penetración armada en el hogar y la extorsión. Es necesario elaborar un plan de seguridad partiendo de la técnica: QUÉ HACER EN CASO DE…

Sabemos que estos son temas desagradables de conversar, pero son necesarios de tener claros para saber qué hacer en cada oportunidad. Por ejemplo, la familia puede acordar estrategias y cursos de acción en cuanto a qué hacer y qué decir en caso de que alguno de sus miembros sea víctima de un secuestro Express o Prolongado: a quién deben llamar en primera instancia, qué decir y qué no decir a los delincuentes, cómo comportarse frente a los secuestradores, qué actitud asumir, etc. Es también muy importante, desarrollar un guion argumental para ser consistentes llegado el momento y evitar ambigüedades durante el proceso de negociación, porque estas pueden agravar la situación. De igual manera, se recomienda saber qué hacer ante una llamada extorsiva o amenazante, cómo hacer para “desengancharse” del extorsionador, qué precauciones se deben tomar.

Pero, ¿Para qué un plan tentativo…? Cuando no tenemos un plan y un ataque ocurre, estamos dejando a nuestros instintos la resolución del problema, y ¿Qué pasa si reaccionamos mal o si nuestras acciones son inapropiadas? Las respuestas nos las dan los innumerables casos en los cuales ha habido pérdidas de vida por reacciones inconvenientes frente a delincuentes que no tienen el menor respeto por la vida humana, o simplemente están tan nerviosos que tampoco pueden controlar sus reacciones. Disponer de un plan, por simple que sea, nos dará confianza, nos permitirá evaluar y elegir la mejor opción llegado el momento. Pero el plan para que funcione debe practicarse y es aquí donde el grupo familiar puede realizar, una actividad interesante sobre un tema tan difícil de tratar.

Es necesario agregar que un poco de entrenamiento en seguridad personal será siempre muy conveniente, sobre todo para agregar el conocimiento de la prevención e internalizarlo como una práctica diaria hasta hacer de ello un hábito.

Para desarrollar un plan de seguridad familiar es conveniente también tomar en cuenta las rutinas de los miembros de la familia, las áreas o lugares que frecuentan, la incidencia criminal conocida en esas áreas, hay que hacerles tomar conciencia de que los crímenes no ocurren por azar y que estos de alguna manera, son provocados por nosotros mismos cuando estamos descuidados en ambientes inseguros, lo cual no es más que una invitación al delincuente; hay que enfatizar que el criminal antes de atacar hace un análisis de la relación costo/beneficio, es decir, cuánto arriesga en el ataque y cuánto obtiene, y que por lo general no se arriesgan ante potenciales víctimas que se muestran alerta. De igual manera hay que advertirles a nuestros jóvenes, que han desarrollado alguna destreza en defensa personal, de no arriesgarse confrontando a los criminales pues los ejemplos del cine, en la vida real, raramente se dan y son incontables los casos de muertes por resistencia al robo.

La planificación incluye todas las medidas preventivas para evitar ser víctimas, hay que enseñarles a nuestros seres queridos a detectar seguimientos, estimularles a agudizar su capacidad de observación, orientarles sobre las precauciones a tomar en los estacionamientos -por ejemplo no estacionarse al lado de vehículos con personas adentro- qué hacer si observa individuos en actitud sospechosa antes de aparcar o cuando se dirigen a su vehículo. Al regresar a casa, no intentar entrar si se observan extraños en las puertas del edificio o del estacionamiento; tener presente que es este el lugar donde con mayor frecuencia son levantadas las víctimas de un secuestro Express. Acordar entre los miembros de la familia protocolos de comunicación ante situaciones de peligro inminente, por ejemplo si se está siendo seguido, llamar al celular de quien por seguro no nos dejará esperando, este es “el impelable”, es la persona con quien hemos acordado llamar para informar qué nos está sucediendo, dónde nos encontramos y a quién vamos a describir las características de quiénes presuntamente nos siguen (marca del vehículo, color, placas, características de las personas, etc.).

Finalmente, es necesario insistir en que para proteger a nuestra familia la mejor defensa es hacerlos conscientes de los peligros a que están expuestos, ello les permitirá anticipar el peligro potencial y planificar sus acciones para cuando las necesite.

Armas de fuego: ¿Protección o Riesgo?

armasEs un hecho cierto que uno de los grandes causantes de la violencia en Venezuela, está relacionado con el uso y circulación de armas de fuego y municiones. Por esta razón, G4S Venezuela presenta en esta nota, un tema que ha causado polémica en otros países y en Venezuela ha despertado el interés de la población y de la opinión pública, en la idea de producir una ley de desarme para disminuir el índice de delitos causados por las armas de fuego en nuestro país.

Según el criterio de algunos especialistas, la hipótesis de tener un arma de fuego como mecanismo de protección es una idea totalmente errada, ya que el arma de fuego actúa de dos maneras frente a un hecho de riesgo: en primer lugar, como un objeto deseado en sí mismo, es decir, el portar un arma puede ser el atractivo para que un delincuente inicie una agresión o un intento de robo del arma. En segundo lugar, existe una teoría general de que, ante la presencia de armas de fuego, hay mayor probabilidad de generar un comportamiento violento en la contraparte.

Sin embargo, otros expertos insisten en que, cuanto más armas existan en manos de los ciudadanos honestos de una comunidad, más seguros están y las armas serían un eficaz instrumento de autodefensa contra los delincuentes.

En un trabajo realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el año 2009, titulado “Desarmar la Violencia”, se mostró que en El Salvador (país con una de las tasas más altas de homicidios con armas de fuego), las armas eran vistas por un segmento importante de la población, como el instrumento adecuado para la defensa personal. Algo más del 40% de la población, afirmó desear tener armas de fuego con propósitos de defensa personal y protección.

No obstante, en este trabajo se concluyó que los peligros de utilizar un arma para intentar defenderse de un robo a mano armada son muy altos. De acuerdo con la investigación, las personas que intentaron usar un arma de fuego para defenderse de un asalto o robo a mano armada murieron en una relación 48 veces más alta que quienes no intentaron defenderse del asalto. De todas las veces que se usaron armas para defenderse, en más del 65% de los casos la víctima resultó herida o muerta.

La proliferación de las armas de fuego en la población, su tratamiento y su control, constituyen una amenaza constante a nivel internacional. Se estima que el 75% de las armas en el mundo se encuentra fuera de las manos del Estado. Este hecho, impacta directamente en el Estado de Derecho, desafía la paz ciudadana y genera inestabilidad e incertidumbre en la población.

La comercialización descontrolada de armas y su tenencia ilegal en manos de los ciudadanos, no sólo tiene que ver con los grupos que se encargan de su comercialización ilícita, sino que, además, existe en diferentes casos, un traspaso ilegal entre las autoridades (policiales y militares) y la población. De hecho, la desviación de armas desde el sector privado y público es uno de los recursos más importantes que tienen los criminales y otros grupos para armarse.

En América Latina, las cifras de homicidios por armas de fuego convierten a la región en una de las más peligrosas y en la que mueren más personas por armas de fuego sin estar asociadas a conflictos armados. De las trece ciudades con mayores tasas de homicidio de este tipo en el mundo, diez de ellas corresponden a América Latina y el Caribe, situación que evidencia la existencia de una alta circulación de armas y una carencia de instrumentos efectivos de control de éstas.

En Venezuela existen alrededor de 4 millones de armas de fuego ilegales en manos de la población civil del país y las muertes causadas por armas de fuego representan el 85% de los homicidios, totalizando en 2011, más de 16.000.

Ante esta situación, surgió la Comisión Presidencial para el Control de Armas, Municiones y Desarme, instancia que en Venezuela, tiene como misión el diseño e implementación de una política pública integral para la ejecución de procesos de control, regulación y desarme que garantice la construcción de una cultura de paz y la recuperación de espacios para la convivencia ciudadana.

El blindaje de vehículos particulares como alternativa de protección

Blindado

Jeep Grand Cherokee blindada que a mediados de 2010 fue atacada por sicarios, recibiendo más de 350 disparos de fusiles de asalto y varias granadas fragmentarias. En este atentado, salvaron la vida sus ocupantes, entre ellos, la Secretaria de Seguridad Pública de Michoacán (México), Minerva Bautista Gómez.

Blindar un vehículo era antes una necesidad para las grandes personalidades, figuras ligadas a la política, empresarios o estrellas del entretenimiento. Hoy hasta las amas de casa quieren blindar sus autos y solo hace falta darse una vuelta por sitios web de venta de vehículos para ver desde autos pequeños hasta camionetas y rústicos de lujo, blindados.

Infografia-BlindadosHaga clic sobre la imagen para ampliarla

El proceso de blindaje consiste en dotar al vehículo de capas que lo hagan resistente a un ataque y que permitan emprender la huida sin que los ocupantes sufran daño. Para esto se aplican capas de acero y materiales antibalas en torno al habitáculo: piso, techo, puertas, tanque de gasolina y batería; cambio de los cristales por unos a prueba de impactos de bala; se instalan sistemas antipinchazos en los cauchos y otros accesorios de seguridad como sirenas, luces y protección satelital por GPS, entre otros.

Niveles de Blindaje

Según los niveles de riesgo de cada persona se establece el nivel de blindaje necesario para el vehículo. Los niveles más altos IV y V protegen contra armas de alto calibre como fusiles militares de asalto AK-47 o FAL, y son muy usados en países como Colombia y México, para evitar atentados y secuestros por las bandas del narcotráfico y la guerrilla. En el caso de Venezuela, el blindaje más común es el Nivel III y Nivel III Plus que protegen a los pasajeros contra ataques de la delincuencia común con armas de fuego tipo Magnum 44, 357, 9 mm o sub-ametralladoras. En la siguiente tabla vemos cada nivel especificado:

Nivel de blindaje

Delito Tipo de arma

II

Robo del carro en presencia de sus pasajeros Armas de mano de calibres 22, 38 SPL, 45 ACP, 9 mm y 357 Mágnum.

III

Robo o asalto a los
pasajeros
Armas convencionales calibres 22, 38 SPL, 45 ACP, 9 mm, 357 Mágnum, Mágnum 44 y sub-ametralladoras de los mismos calibres.

IV

Secuestro Fusiles militares AK-47 o de calibres 7.62 x 39 FMJ/PB/FE e inferiores, AR-15 y M-16.

V y VI

Atentado Rifles militares de calibres 7.62 x 51 FMJ/SC/AP e inferiores, M80 Galil, 5.56 NATO, etc.

¿Cuánto cuesta blindar un carro?

El precio de proteger un automóvil depende del nivel de blindaje y del modelo. Las empresas suelen entrevistar al dueño del vehículo para establecer su nivel de riesgo y hacer una configuración personalizada. En Venezuela, blindar un vehículo puede oscilar entre los 30.000 a 90.000 dólares americanos y su alquiler, por servicio diario, se ubica aproximadamente, en 6.500 y 7.500 bolívares fuertes. El tiempo que tardan en la instalación de los sistemas va desde 4 hasta 10 semanas.

Fuente: BlogMotors

Infografía por: Carlos Cavazos