Caracas concentra la mayor cifra de secuestros en 6 meses

Cicpc-DIBISE980Aproximadamente 110 secuestros con 100 personas cautivas se han registrado hasta junio pasado en todo el país, de acuerdo con cifras obtenidas de manera extraoficial.

El número representa un tercio de los plagios denunciados hasta noviembre de 2013, lo que se traduce como una disminución de ese delito. La entidad con mayor número de plagios es Caracas con 29, seguida por los estados Miranda con 17, Carabobo con 7, Zulia, Anzoátegui y Aragua con 5 cada uno. Esta estadística no incluye julio.

De las víctimas, 30 fueron rescatadas por el CICPC y 2 por otros organismos de seguridad. La presión policial condujo a la liberación de otros 39 y 25 fueron dejados en libertad después del pago de rescate. El reporte señala que 3 personas lograron escapar de sus plagiarios y uno murió en cautiverio.

Fuente: El Nacional

El Secuestro en Venezuela

Tres años y cuatro meses estuvo en cautiverio el empresario norteamericano William Niehous, quien fue sometido por siete hombres fuertemente armados y con traje militar, la noche de 27 de febrero de 1976. El hombre se encontraba en su residencia en Los Palos Grandes, en compañía de su esposa e hijos cuando fue sometido por el grupo comando en la quinta Betchirro.

Tres años y cuatro meses estuvo en cautiverio el industrial norteamericano William Niehous, quien fue sometido por siete hombres fuertemente armados y uniformados de militares, la noche de 27 de febrero de 1976. El empresario se encontraba en su residencia en Los Palos Grandes, en compañía de su esposa e hijos cuando fue sometido por el grupo comando en la quinta Betchirro. Foto Cortesía del Diario Panorama.

¿Qué es el Secuestro?

Etimológicamente hablando, la palabra secuestro tiene su origen en el vocablo latino sequestrare, que significa “apoderarse de una persona para exigir rescate, o encerrar a una persona ilegalmente”.

Hoy en día, el secuestro es lo que se conoce como el acto por el cual se priva de libertad de forma ilegal a una persona o grupo de personas, normalmente durante un tiempo determinado, y con el objetivo de conseguir un rescate u obtener cualquier tipo de rédito político o mediático.

Tipos de Secuestros

En la actualidad mundial conocemos 2 clases de secuestros, que a su vez se subdividen en otros tipos, entre ellos se encuentran:

1. El Secuestro Extorsivo: Es aquel que arrebate, sustraiga, retenga u oculte a una persona, con el propósito de exigir por su libertad algún provecho, o cualquier utilidad, o para que se haga u omita algo, o con fines publicitarios o de carácter político, es decir, que en esta modalidad del secuestro del sujeto activo tiene el propósito de exigir algo por la libertad de la víctima.

A su vez, dentro del secuestro extorsivo se encuentran:

1.1. El Secuestro Económico: Esto es responsivo de los resentimientos sociales o producto del secuestro y la extorsión. Esta modalidad es la más usual y presenta las siguientes particularidades: Generalmente, los criminales realizan este tipo de secuestro a personas dedicadas a negocios o que se desenvuelven en el ambiente de las finanzas, la industria, el sector agrícola e incluso la política. Estas actividades los ubican como potenciales víctimas y oportunidades para que los plagiarios obtengan valiosas cuantías. Tiene como características: No requiere ni conviene publicidad. Los autores permanecen en el anonimato o se identifican con otras organizaciones, generalmente como Delincuencia Común. El dinero recolectado se emplea para el desarrollo de planes terroristas, planeamiento de otros secuestros, adquisición de material de guerra y para usufructo personal.

Dentro del secuestro extorsivo económico, se ubican dos modalidades de secuestro:

1.1.1. El Secuestro Express: Esta modalidad delictiva originaria de Colombia y México lentamente se ha ido consolidando en las ciudades venezolanas. Éste plagio se caracteriza por su rapidez, ya que las organizaciones delictivas que lo realizan no tienen la logística necesaria para mantener cautivas más de 48 horas a las víctimas.

Otra modalidad de extorsión que frecuentemente se confunde con Secuestro Express es aquella en la que los delincuentes retienen a la víctima y la someten a sacar su dinero de los telecajeros o cajeros electrónicos. También le roban el vehículo y sus pertenencias de valor como las joyas y el teléfono celular y luego la dejan abandonada en algún sitio. Además se han presentado casos en que obligan a la víctima a ir no sólo a los telecajeros sino también a cobrar cheques, o a ir a tiendas a comprar joyas o artículos de valor y en algunos casos, a sus casas para robar sus pertenencias.

Vale la pena aclarar que para que exista la utilización apropiada de la palabra secuestro extorsivo, es necesario que los delincuentes exijan una suma de dinero por su liberación y exista negociación en ese proceso. La segunda modalidad mencionada anteriormente no podría llamarse secuestro, ya que es literalmente un rapto con robo.

1.1.2. El Secuestro Virtual: Es un secuestro que no existe materialmente, en donde los “secuestradores” se aprovechan la ausencia de una persona para extorsionar a su familia y obtener montos de cifras fáciles de reunir en un par de horas.

El fenómeno de los secuestros “virtuales” empezó a presentarse aproximadamente en el año 2003. La base de esta estafa está en que quien pide el rescate no tiene a nadie secuestrado. Busca, en general al azar, alguien a quien llamar y lo hace entrar en el engaño. Lo apura para que pague antes de que pueda confirmar, por algún modo, que ninguno de sus familiares está cautivo. Y cobra el rescate también en forma virtual: obliga a la víctima a comprar tarjetas prepagas con pulsos telefónicos. Ya que el falso secuestrador, y esto ha sido determinado, suele estar encerrado en una cárcel, donde las tarjetas equivalen a efectivo en la mano.

1.2. El Secuestro Político: Es el plagio de funcionarios y exfuncionarios aspirantes a corporaciones públicas o de ciudadanos o figuras conocidas por la opinión pública, quienes tienen incidencia en las representaciones de posiciones partidistas o de grupos.

Un aspecto fundamental del secuestro político es el impacto que causa sobre la opinión pública, considerando que su finalidad es la de atemorizar a líderes y organizaciones políticas que se contraponen a la influencia de los grupos armados al margen de la ley

2. El Secuestro Simple: Es aquel que con propósitos distintos a los mencionados anteriormente arrebata, sustrae, retenga u oculta a una persona. Bajo esta modalidad se clasificaron todos aquellos casos que no reunieron las características para ser calificados como secuestro extorsivo, es decir, en los que no hay exigencia manifiesta de dinero o pretensiones políticas.

Se considera como secuestro simple los propiciados generalmente por conflictos familiares internos y violaciones de custodia de menores.

Se puede concluir que:

Ambas modalidades de secuestro tienen en común el elemento interno, que consiste en la privación de la libertad de una o varias personas. Sin embargo, difieren en el elemento subjetivo, es decir, la finalidad que ellos persiguen. En el secuestro extorsivo, el sujeto activo tiene el propósito de exigir algo por la libertad de la víctima. En el secuestro simple, basta que se prive de la libertad a una persona para que se configure el delito.

¿Desde Cuándo existe el Secuestro en Venezuela?

Los secuestradores en Venezuela surgieron en la frontera con Colombia: Debido a que los delincuentes comunes vieron el éxito obtenido por la industria del secuestro y la extorsión en el vecino país y copiaron la modalidad de venta de sus víctimas.

En 1976, ocurrieron los dos primeros secuestros en Venezuela, el primero fue el del industrial William Niehouse, Alfredo Pardi Dávila y Ricardo López Sánchez.

Hasta finales de la década de los años 70 ocurre el primer secuestro en nuestra frontera, en la población de La Victoria, del Distrito Alto Apure, cuya víctima fue el productor y ganadero venezolano Nemesio Escalona.

Luego de estos sucesos, los delitos de la extorsión y el secuestro se generalizan y ganan espacio en Venezuela, incrementándose cada vez más.

Entre 1976 y 1989, se estima que ocurrieron 42 secuestros en Venezuela: 9 en el Zulia, 10 en el Táchira y 23 en Apure. Siendo los sectores más afectados los ganaderos y los productores.

Entre 1990 y 1995, se denunciaron 118 secuestros, 14 han sido en áreas urbanas, es decir, el 11.8% y los 104 plagios restantes (88.2%) tuvieron lugar en los campos. Con esto se observa que a partir de 1976 tuvo un gran auge en zonas apartadas y con poca población.

El delito del secuestro ha ido invadiendo cada vez más a la población y ha ido dirigiéndose incluso hacia las grandes ciudades, ya que como anteriormente se mencionó Inicialmente los plagios se realizaban muy cerca de las haciendas, luego se comenzaron a efectuar en los lugares de trabajo y ahora se realizan secuestros en las propias casas, con estrategias muy bien planificadas.

A partir de 1999, en Venezuela los índices del denominado “Secuestro Express” se incrementan y comienza a ser efectuado principalmente por la delincuencia común que adopta este delito propio de otras regiones de Latinoamérica.

Por esto, comienza a cambiarse la idea que se tenía del concepto de secuestro en Venezuela, el cual solía identificarse precisamente con ganaderos y comerciantes acaudalados, residentes de las zonas llaneras y andinas del país, incluso con el área del estado Bolívar, pero muy poco con la región central, aún con crímenes cruentos, cercanos a estados de barbarie, así como tampoco con la mira puesta en una industria. Sin embargo, de aquella parte a la actualidad es mucho lo que ha acontecido, y la transformación de los valores sociales está más cercana a la miseria humana cuando nos topamos con hechos como los más recientemente ocurridos.

Sólo en 2012 se denunciaron oficialmente 625 casos de secuestro en Venezuela (1,7 casos por día) y durante el primer semestre de 2014 fueron denunciados 91 casos de secuestros con 101 víctimas. Los reportes de la policía científica (CICPC) dan cuenta de que el Distrito Capital fue la entidad con más casos denunciados, con 27 reportes. Le sigue Miranda con 19 hechos registrados ante los cuerpos de seguridad y el tercer lugar lo ocupa Carabobo, con 7 denuncias (El Universal). Se estima que las cifras negras de este delito en Venezuela (secuestros no denunciados) están el el orden del 70 al 80%.

El Secuestro y los Derechos Humanos

Según la ONU, los derechos humanos “son los derechos esenciales que las personas deben gozar para poder vivir como seres humanos de pleno derecho. Todos los seres humanos merecen la oportunidad de lograr el crecimiento y desarrollo de sus capacidades, más allá de sus necesidades básicas y de su supervivencia”

El secuestro constituye una violación a los derechos humanos, que atenta contra la LIBERTAD, INTEGRIDAD y TRANQUILIDAD de la víctima y de las familias víctimas del delito. Por lo tanto, el secuestro no sólo afecta a la víctima sino a la familia en general; ya que éstos son sometidos a lo que los psicólogos, que trabajan el duelo, conocen como el proceso de la “muerte suspendida”, que es la angustia que caracteriza al secuestro, y que se suma a lo que los juristas llaman la pérdida de libertad.

Fuente: Venezuela Sin Secuestro

Video: El secuestro es el segundo delito de mayor crecimiento en las calles de Caracas, expertos hablan del tema (Democraciadigital.uno).

Cota Mil, corredor vial de los secuestradores en Caracas

cotamilCaras-660x330Según un conocido criminólogo venezolano, la avenida Boyacá, mejor conocida como la Cota Mil “está infectada de los campaneros del secuestro”.

A su juicio, y de acuerdo con un estudio de criminalidad que realizó este año, la Cota Mil es la ruta predilecta de los delincuentes que escapan y marcan a sus víctimas, cuando de secuestros se trata.

Explica que los distribuidores El Marqués, Los Palos Grandes, Altamira, La Castellana y La Florida son los principales puntos de operación de las bandas armadas. Para ellos es mucho más fácil movilizarse a altas horas de la noche, pues el tránsito es casi nulo. Amén de la falta de seguridad policial.

Una manera de saber o percatarse de una situación irregular, según explica el criminólogo, es observar la presencia de vehículos que transitan a baja velocidad con las luces intermitentes. La mayoría de las veces no se trata de desperfectos mecánicos de los vehículos ni de una emergencia que tenga el conductor, sino que esa es una modalidad impuesta por las bandas de secuestradores para marcar a sus víctimas.

Fuentes: El Universal

El drama del secuestro

secuestro expresUn conocido medio de comunicación, publicó el testimonio de un ciudadano venezolano que fue víctima de un secuestro exprés en Caracas. Esta persona, quien solicitó que se omitiera su identidad por razones obvias, hizo una descripción de cuáles fueron sus impresiones y decisiones basadas en el sentido común, que le sirvieron para conservar la vida.

A modo de recomendación, resaltamos en el siguiente texto, aquellos aspectos a considerar en una circunstancia similar.

“Se dice que escribir calma la mente. El secuestro indudablemente es uno de los crímenes más crueles, no sólo martiriza al secuestrado sino también y probablemente más a la familia que apenas escucha la voz del secuestrador amenazante, si tiene la suerte que se comunique. Nunca se estará seguro del estado físico y hasta el resultado de la pesadilla, porque se da la posibilidad de que nunca más se vuelva a ver a la persona secuestrada.”

…El secuestrador como todo depredador está al acecho del más vulnerable, el más distraído, no tiene compasión o lástima, no oye ruegos, buscar su humanidad es una pérdida de tiempo. Lo único que nos diferencia de ese mundo salvaje es nuestra capacidad de razonar, nuestra inteligencia, siendo esta la mejor defensa ya estando en las fauces de este depredador.

Hay dos tipos de secuestros, el planificado dirigido y el casual, hecho al azar. En Caracas el más común es este último que se conoce en Colombia como la pesca milagrosa y que para nosotros es el secuestro exprés. Hay formas distintas de proceder y circunstancias pero, en general, el secuestrador está a la búsqueda de vehículos con conductores distraídos, en los que no haya más de 3 personas y en un momento oportuno en la vía o llegando al hogar somos interceptados por un vehículo de frente y otro detrás.

En nuestro caso teníamos un carro blindado pero con un conductor que no sabía usar esa herramienta de protección.

Fuimos sorprendidos por un grupo bien organizado y armado con rifles de asalto, lo que me llevo a tomar la decisión que era mejor rendirse. Si hubiésemos estado alertas, percatados de quien nos seguía, habríamos acelerado para dirigirnos a un lujar público o dar varias vueltas antes de regresar a la casa.

En el primer momento no puedes creer que te llegó tu turno, no es el cuento de los tantos que hemos oído que se han hecho tan comunes. Eres tú y en esos primeros minutos angustiantes donde se entra al cuarto oscuro del secuestro no sabes que hay adentro. Desde ese momento hay que aquietar la mente, tratar de controlar la respiración, permanecer callado, no hay nada que puedas decir que cambie la situación, obedecer a los captores, cerrar los ojos o ver hacia el piso y nunca hacer contacto visual con los criminales. Reconocer a uno de ellos equivale una sentencia de muerte.

La mente angustiada, nos dará palpitaciones, ganas de gritar, vomitar, correr pero hay que buscar calmarla: es la única opción de la que se dispone en ese momento. Querrán saber si estas armado (estar armado no es recomendable, hay mucho más chance de sobrevivir desarmado). Debemos esperar ser maltratados o con suerte que te toque alguien profesional que busca comunicación directa, seria y controlada que logre tu confianza aparentando ser buena gente para obtener más dinero en el menor tiempo posible y sin complicaciones. Al que es secuestrado le amenazarán diciendo que tienen conexión con la policía y que ellos (los captores) recibirán un mensaje a tiempo real si la policía es contactada. Lo más probable es que esta aseveración no sea cierta.

La victima debe pensar que su situación puede durar horas, días o meses pero debe repetirse el mantra de… calma con esto, voy a salir, puedo sobrevivir. Los pensamientos melancólicos y catastróficos hay que evitarlos siempre regresando al mantra, a la respiración: rezar ayuda mucho. Si tienes ganas de vomitar hazlo, incomodas al depredador y dejas evidencias que pueden ser útiles. La dignidad es muy importante y no se puede perder…”

No puedes subestimar a tu secuestrador, ha oído todos los cuentos, hay que responderle con la verdad y si es posible con medias verdades: si descubren que mientes te estas arriesgando innecesariamente. El calvario del secuestro no se va a resolver tratando de negociar rápido. Si es un secuestro exprés se debe esperar que durará hasta el amanecer: si arrancan pidiendo 1.000.000 no puedes cometer la tontería de decir que no es problema, lo consigo o mi papa lo consigue. Eso no va recortar el tiempo y puedes terminar en un secuestro de larga duración donde pidan millones adicionales.

Si quieres prepararte para una situación de estas, reúne a tu núcleo familiar y designa un negociador (no familiar), ten su teléfono, lo presentas como un amigo. Si piden 1.000.000 ofrece 10.000. Hay que llevar eso con calma, no hables de más porque puedes estar dando datos innecesarios. Debes entender que en esto si puedes defenderte, es tu astucia la que estará en juego frente a la del secuestrador: él quiere tu dinero y tú salir con vida.

No busques reconocer al secuestrador pero sí los detalles, cómo huele, habla, los zapatos, las manos, el color del piso, un perrito colgando del retrovisor, las armas, esos detalles ayudaran a las autoridades a reconocer a estos criminales. Porque sí hay que denunciarlos, puede ser que estos hubiesen sido policías o alguno de ellos aún lo sea, pero la mayoría de las fuerzas policiales quiere acabar con estos criminales, ellos también sufren y sus familiares…”

El secuestro le puede pasar a cualquiera aunque tengas escoltas y carros blindados, no importa si eres muy rico, clase media o un humilde trabajador: a todos nos está atacando este flagelo.

Tienes que sentarte y meditar cuáles son tus fortalezas y debilidades y no caer en la paranoia pero si prevenir. Las urbanizaciones cercanas a la Cota Mil son las más vulnerables, hay que estar alertas, los amigos se deben poner de acuerdo para siempre seguirse, no puedes dejar de estar pendiente del carro que te sigue sobre todo en un semáforo, en un policía acostado o llegando a tu casa. Si existen evidencias reveladoras de que estas siendo seguido con fines de secuestro, debes cambiar tu rutina, nunca hacer lo mismo…

…tenemos que prevenir siempre. Y la primera arma, es estar preparados mental y físicamente. Debemos enseñar a nuestros hijos a cuidarse ellos mismos y sobre todo a no tener miedo al miedo. Somos más fuertes de lo que creemos.